martes, 21 de agosto de 2018

Kintsugi

Kintsugi

Los japoneses tienen una tradición, una más de esas que nos sorprende y fascinan a los occidentales por lo imprevisto de su perspectiva. Se llama Kintsuýgi  (carpintería de oro ) o Kintsukuroi (reparación de oro ) y es el arte japonés de arreglar fracturas de cerámica. Consiste en volver a unir los fragmentos de una pieza rota, o que salga con grietas del horno, con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata, platino de manera que el resultado de la intervención quede visible. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

La delicadeza de la reparación la hace más estética, dotando de un nuevo valor a la pieza cuyas fisuras se ennoblecen con el valor y la resistencia del oro. Las cosas son más bellas por haberse roto, su historia es más rica y ganan valor ante los ojos del que sabe apreciar lo que cuenta ese objeto. Los defectos y las grietas se acentúan y se celebran y convierten en la parte más resistente y más valiosa del mismo. Aunque circulan historias personalizadas sobre el origen de esta practica, en realidad se vincula con el antiguo concepto japonés de Mottainai, un sentimiento de pesar ante el uso inapropiado o el malgasto de un objeto o un recurso. Esta idea no sólo se aplica a los objetos, sino también a la pérdida de tiempo o al desprecio de capacidades o talentos.
Frente al empuje de la novedad y la urgencia por el consumo irrefrenable, se nos presenta esta otra forma de entender la relación con los objetos del mundo.

La  historia del Kintsugi se remonta a finales del siglo XV cuándo el Shogun Ashikaga Yoshimasa envió a China dos de sus tazones de té favoritos para ser reparados. Los tazones volvieron reparados pero con unas feas grapas de metal, que los volvían toscos y desagradables a la vista. El resultado no fue de su agrado así que buscó artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, dando así con una nueva forma de reparar cerámica, convertida en arte. La técnica y arte de dicha forma de encarar la reparación de los objetos fue tan apreciada que algunos llegaron al punto de ser acusados de romper cerámica para luego poderla reparar con dicho método, sobre la base de que la complejidad de la reparación transforma estéticamente la pieza reparada, dándole así un nuevo valor. De esa manera se da el caso de que antiguas piezas reparadas mediante este método sean más valoradas que piezas que nunca se rompieron.

lunes, 18 de junio de 2018

Pandora









 Medidas 22x22x12cm esfera 11cm de diámetro
diferentes tipos de texturas, engobe de bario  y óxidos
Cajas de gres  blanco , negro y ch
Alta temperatura 1240°

domingo, 15 de enero de 2017

" serie Viaje a Ítaca "






Serie "Viaje a Ítaca"

Díscos I y II: Gres blanco de alta temperatura y porcelana caracterizada 
                                                Vidriados de cenizas volcánicas 
                                                
                                                Gres Ch y porcelana caracterizada y engobe

Si vas a emprender el viaje hacia Itaca
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
A Lestrigones y a Cíclopes.
o al aireado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia 
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A lestrigones ni a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo .
Que temerosa sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperlas y coral, y ámbar y ébano,
perfúmenes deliciosos y diversos ,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados 
perfumenes;
visita muchas ciudades de Egipto 
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre en la memoria a Itaca.
llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.
Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.
Aunque pobre la encuentres, Itaca no te engañó
Rico en saber y en vida, como has vuelto, 
comprendes ya qué significan la Itacas.


Constantin Kavafis
Alejandría  1863- 1933


                          

martes, 15 de diciembre de 2015

" En construcción VI "























Seguimos el recorrido por las tierras Tsu donde nada es lo que parece, todo cambia y se transforma y la ausencia del color predomina el espacio.